Cocinero - Desde el alma
Desde el alma

COCINERO

Es bueno el arte que nos permite los pecados capitales. La ira, cuando ajo, cebolla y tomate no se hermanan en las proporciones correctas. La envidia, cuando quiero lo que está comiendo otro. La avaricia, cuando no comparto mi torta de chocolate. La soberbia, cuando creo que nadie prepara la pasta como yo. La gula que invita a la pereza, cuando demoro mi café y cruje la galleta bien horneada. Y la lujuria, antes y después, siempre.

 

 

Youtube Video